En el año 1958, bajo la intuición emprendedora de D. Francisco Sirvent Sirvent, que supo vislumbrar un horizonte empresarial enfocado a las necesidades de la agricultura moderna, la empresa SIRFRAN inició su andadura. Hoy, más de 60 años después, con la ilusión y el esfuerzo aportados por tres generaciones familiares, SIRFRAN se ha consolidado como una empresa líder en el mercado de la pulverización agrícola en España e impulsa cada vez más su proyección internacional.


Fieles al compromiso inicial de su fundador y sabedores de las demandas del mercado actual, los pilares clave de la oferta de SIRFRAN están basados en ofrecer productos innovadores de alta calidad, respaldados por el servicio técnico que requieren las necesidades del agricultor profesional.


Con la mirada puesta en el futuro y conscientes de la creciente competitividad de los mercados globales y los nuevos escenarios económicos; el reto de la innovación constante, la mejora de la productividad, el respeto al medio ambiente y la rigurosa aplicación de las normativas europeas, son bases estratégicas de la compañía. A todo ello contribuyen los más de 7.000 m2 de modernas instalaciones en continuo crecimiento, ofreciendo una capacidad productiva y logística de primer orden.


El equipo humano siempre es crucial en el éxito de una empresa, sobre todo cuando dispone de gran capacitación, experiencia y altos niveles de eficiencia. SIRFRAN puede presumir de avezados profesionales cuya aportación se ha prolongado durante las tres generaciones familiares.


En la actualidad SIRFRAN representa una simbiosis perfecta entre los valores tradicionales más sólidos y las innovadoras técnicas de vanguardia, con objeto de ofrecer a sus clientes soluciones óptimas para seguir creciendo de la mano hacia un futuro mejor.